A lo largo de los años, millones de personas inmigran a esta tierra con el objetivo no solo de tener un mejor futuro, sino de hacer un cambio en sus vidas que les permita desarrollar al máximo sus habilidades y alcanzar de alguna manera el éxito.

La mayoría de inmigrantes (profesionales y no profesionales) somos conscientes de lo complicado que es asimilar nuevas costumbres, comidas y hasta la interrelación con nuestros semejantes. Sin embargo, es más fuerte el deseo de lucha y superación, lo que hace que nuestra mente y corazón se abran a nuevas experiencias.

Si tu decidiste inmigrar a este país, más conocido como el país de la oportunidades, ya eres un ganador, siéntete afortunado y dichoso de vivir en una tierra que te va ofrecer un sin fin de oportunidades. Sólo recuerda que las oportunidades las debes buscar tú. Nadie dijo que es fácil empezar, pero es interesante intentarlo y proponerse metas, crear un plan de superación y trabajar en función a ello. No esperes que los demás te den la mano, usa tus propias herramientas y aprovéchalas al máximo.

Una herramienta que jamás te defraudará, se llama EDUCACION. Invertir en educación nunca será una pérdida de dinero, incluso si no tienes los medios económicos para sustentar una educación, lo puedes hacer de manera personal. Lee, infórmate, participa en foros o aporta en tu comunidad. Estas experiencias te permitirán adquirir conocimientos que en un futuro serán recompensados económica y moralmente. No importa si tienes uno, dos o veinte años en este país, nunca es tarde para empezar, más rápido de lo que te imaginas, tu sacrificio, tus noches en velas y quizás tus frustraciones darán fruto y lograrás el éxito que tanto has anhelado.

El momento es ahora!

Dora Castellares